Te propongo que revises estos condicionamientos porque te esclavizan en una vida de sufrimiento emocional sostenido y sin salida: ansiedad, falta de satisfacción, falta de amor, falta de alegría. La mayoría de ellos son condicionamientos sociales que se dan por sentado y que casi nadie los revisa.

Yo he tenido muchos condicionamientos sobre el dinero que también me han limitado enormemente en mi felicidad, aquí comparto mis experiencias y las soluciones que encontré y cuáles eran las creencias limitantes en cada caso, para que te ayuden a desatarte de esas fuerzas tan poderosas.

En esta sociedad es muy valioso “tener” bienes materiales, un nivel económico que muestre tu éxito en la vida, si prestas atención verás las jerarquías sociales: se hacen diferencias en el trato de acuerdo al nivel económico; se valora más a los que tienen éxito material y se los considera en un rango superior. Es más importante “tener” que “ser”.

Y la gran paradoja es que se busca el dinero para conseguir cosas que son espirituales: viajar para ser feliz, tener una linda casa para disfrutar de la vida, guardar dinero para tener confianza en el futuro, fíjate en lo que se busca detrás de lo material y comprobarás que el algo espiritual, tú puedes hacer un camino más corto y verdadero para obtener lo espiritual de una forma real y más permanente.

Yo he luchado durante años con mis patrones limitantes respecto del dinero y cuánto me merecía yo recibir ayuda para vivir con más amor, con más serenidad, con más éxitos, con más felicidad.

Clave #1 – El primer filtro

Yo hacía lo mismo que han hecho muchos de mis consultantes: preguntar cuánto cuesta sin saber qué recibiré: si una sesión para relajarme o un curso de formación de un año, sólo estaba consultado porque me lo habían recomendado y no tenía ni la menor idea del servicio que recibiría porque desconocía del tema. Y muchas veces dije “no” sin haberme enterado qué me estaba perdiendo.

Tenía implícitamente un límite de cantidad de dinero que yo estaba dispuesta a invertir en mi: supongamos 300, entonces yo no consideraba ninguna otra cosa, sólo el dinero, según mi presupuesto, en la mayoría de los casos ese valor no era consciente, estaba relacionado con mis ingresos o con otros gastos: por ejemplo que no supere lo que gasto en el gimnasio o en clases de inglés.

La creencia limitante es: sólo puedes gastar en ti si es poco dinero.

Clave #2 – Otro limite

Cuando me proponían un nuevo profesional o una nueva técnica, yo decía yo ya gasté en eso: supongamos ya trabajé 2 años con mis problemas de pareja, entonces ya no voy a gastar más dinero en eso, listo, se terminó!

Yo  decidía mentalmente que ya había usado mucho dinero en un tema y entonces no iba a continuar con eso.

Y mi realidad era que yo tenía una fuerte necesidad de mejorar en mi pareja, porque estaba sufriendo mucho, elegía aguantarme el sufrimiento y no usar más dinero.

La creencia limitante es: sólo puedes gastar por un tiempo y si se justifica bien.

Clave #3 – ¿Todavía sigues con eso?

Algo parecido a lo anterior es que mis mejores amigos y familia me decían “¿todavía sigues con ese problema?” o “¿hace cuántos años que haces tratamiento?”, “¿cuánto dinero llevas gastado con eso?”, era mi imagen ante los demás: si necesitas mucho tratamiento puede ser indicio de locura, o de estar demasiado mal, y por lo tanto es inaceptable.

Entonces tenía que dejar de invertir por mi imagen ante los demás. Esto es muy común en los matrimonios que un cónyugue considera que es mucho dinero lo que el otro invierte en si mismo.

La creencia limitante es: no puedes usar en ti más dinero que otras  personas.

Clave #4 – ¡Usa tu dinero como la gente normal!

Cada vez que yo sentía una fuerte necesidad de mejorar en mí algún aspecto con el que ya no quería continuar así: bajar la ansiedad, mejorar mis relaciones, etc, aparecía la propuesta de “mejor tómate una vacaciones, se te irán todos los problemas” o “date el gusto de renovar tu casa y te sentirás mejor”.

La creencia limitante es: para sentirte bien debes hacer algo que ya está probado y aprobado por la sociedad: vacaciones, cambiar el coche, arreglar tu casa, mejorar tu apariencia, estudios, etc

En todos estos casos que yo viví eran momentos en que yo elegía todo con la mente y luchaba conmigo misma porque mis condicionamientos con el dinero me dominaban para dejar de gastar dinero, hace unos años he cambiado y elijo cada cosa según lo que mi alma anhela, y el dinero fluye mejor para mi.

Un punto fundamental que aprendí es que no es “gastar dinero” sino “invertir dinero”, mi experiencia es que todas la oportunidades donde me dejé llevar por mis deseos, sin tener en cuenta el dinero, tuve grandes mejorías y experiencias preciosas!  Y gracias a todos mis avances he ganado más dinero durante todos estos años, que hubiera sido imposible ganar si mantenía mis problemas sin transformarme, esto mismo lo he comprobado con mis pacientes: todos los que hicieron una trasformación profunda luego del cambio ganaron más dinero y su economía mejoró más acorde con lo que su alma anhela, con más satisfacción en el uso del dinero.

También he comprobado muchas veces tanto en mi como en otras personas que cada vez que eligieron por el dinero en lugar del anhelo de su alma, ese dinero lo perdieron o tuvieron que gastarlo para curarse enfermedades. La espiritualidad tiene el poder y busca que tú vivas desde allí, no desde la mente y con condicionamientos sociales.

¿Habías descubierto cómo la sociedad rechaza lo verdadero con la excusa del dinero? ¿Ya sabes que eres tan valioso que mereces regalarte lo mejor? ¿Cuál es tu caso? ¿Inviertes en ti? ¿Inviertes sólo lo que sobra?, deja tu comentario al pie.

 

Si ya te dedicas a vivir desde tu alma, a hacer tu vida mejor cada día y necesitas ayuda personalizada para obtener mejores resultados al mejorar tu Autoestima consulta más detalles de mi “Programa de Autoestima Espiritual”.

——-

¿Te gustó este artículo? No te pierdas la próxima edición del boletín semanal gratis «Espiritualidad Práctica para aumentar tu Autoestima« con más de estos. Sólo tienes que suscribirte aquí:

——-

 111

——-

María KellerMaría Keller Sarmiento, Mentora y Transformadora Espiritual.

Se dedica a ayudar a las mujeres a hacer una transformación profunda para aumentar su Autoestima, liberar el origen del sufrimiento que daña la Autoestima e integrar la espiritualidad en la vida cotidiana.

2 Responses to 4 errores que no debes cometer si quieres ser más feliz
  1. …Maria, tu explicación del equilibrio del SER y del TENER, es llevar a la practica diaria en el uso del dinero, distinguiendo el gasto y la inversión.

    Si además haces una inversión en tí mismo, desde tu ser (lo que eres? tu propósito, el yo del corazón, el alma) desarrollaras tu propósito con demás…

    Es una excelente praxis. Un respetuoso agradecimiento.

    Juanjo


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sólo tienes que registrarte aquí y cada semana recibirás mis recomendaciones, orientación y promociones totalmente gratis!.
 
 
Al igual que a ti, no me gusta el SPAM. Respeto tu privacidad al 100% y puedes desuscribirte si no te interesa lo que comparto contigo.