Si te quedaste enganchada en algo que viviste y te afecta porque sientes emociones negativas y pensamientos desagradables o porque luego de esa experiencia tienes limitaciones que no puedes superar: por ejemplo no puedes armar una pareja o no puedes volver a confiar en alguien o no puedes lograr algo que ya intentaste muchas veces, en todos estos casos necesitarás liberarte del peso del pasado para que te deje de doler y para evitar repeticiones de escenas similares en el futuro.

Cualquier cosa que hayas vivido ya sea algo importante (por ejemplo la muerte de un ser querido) o algo que parece más pequeño (un ejemplo una pelea con alguien) puedes quedar muy afectada por esa experiencia y padeces las secuelas hasta que logres liberarte del sufrimiento que te quedó, sólo algunas veces el paso del tiempo alcanza para cerrar esas heridas.

En la espiritualidad se habla mucho y se hacen muchas prácticas para perdonar por todos los daños sufridos, sin duda son muy útiles y necesarias en ciertas etapas de un proceso de evolución. Desde que me he volcado a sanar el pasado con técnicas muy profundas descubrí que no necesitas cargar con el sufrimiento tanto tiempo, el proceso que te describiré se puede hacer cada vez más rápido.

 

Paso #1 – Reconciliarte con lo que pasó

Si bien el sentido común diría que aceptar lo que viviste es ser realista, todos hemos aprendido a usar mucho tiempo y energía en oponernos a la experiencia dolorosa, entonces es común que la rechaces o la resistas o te opongas, con pensamientos tipo “esto no debería haber pasado”, “esto está mal”, “las cosas no deberían ser así”, “esto es injusto”, etc. Entonces te sugiero que tomes especialmente una actitud de abrirte, de darle la bienvenida a lo que viviste, desde tu corazón, ya se que cuando es algo muy doloroso tal vez no lo puedas hacer todavía, en ese caso te servirá pedir ayuda para sanar y cuando te sientas más aliviada será más fácil que lo aceptes.

Paso #2 – No sentirte víctima

Lo más común es que te identifiques como víctima cuando te pasó algo duro, es un molde muy poderoso y potente, está tan instalado en la sociedad que casi siempre se ve al que sufre como una víctima de otro o de factores externos.

Si bien sufriste y lo pasaste muy mal, saber que lo que viviste es tu camino de evolución: tú viniste a esta vida a evolucionar y tu alma buscará las oportunidades para conseguir esa evolución, aunque hay quienes dicen que se puede aprender sin sufrir, en la corriente espiritual en la que estoy se dice que el único objetivo del sufrimiento es para conseguir una evolución. Es cierto que para tu personalidad eso que viviste pudo haber sido tremendo y pudiste sentir que no lo tolerabas, te comprendo, ahora que tú sepas e incorpores dentro de ti que la experiencia tiene un propósito que buscó tu alma para tu bien, cambiar este punto de vista y abrirte a esta comprensión te saca del lugar de sentirte víctima. Tendrás que repetírtelo hasta afianzarlo en ti, porque la sensación de víctima la tienes tan grabada que este cambio de mirada lo necesitas grabar también.

Te sentirás más a gusto contigo y te valorarás más cuando no te identifiques como víctima, además te quedará esa energía libre para ocuparte del paso siguiente.

Paso #3 – Reducir el dolor

En la medida que todavía te duela o te enoje o te sientas mal por lo que viviste es muy difícil perdonar, desde mi experiencia, que ha sido mucha porque tuve una vida muy difícil, la mejor ayuda es liberar el peso de todo lo vivido, liberar todas las secuelas de esa experiencia o esas experiencias. Y esto para que sea suficiente es fundamental que busques hacerlo bien más que hacerlo rápido: necesitarás la ayuda de un profesional especializado en nuevas técnicas para liberar muy profundamente todas las secuelas de eso difícil que viviste, y hacerlo hasta que no quede nada por limpiar. Si el tema es importante en tu vida, calcula que necesitarás al menos unos meses de sesiones, si lo minimizas o el profesional que eliges lo minimiza no será suficiente para ti. También te recomiendo que aprendas técnicas para liberarte del peso del pasado porque tendrás la libertad de usarlas en cualquier momento y evolucionar tanto como te dediques.

Paso #4 – Hacer prácticas para perdonar

Cuando has vivido algo que te costó porque fue muy desagradable, es necesario perdonar a los demás que participaron, a ti misma porque aunque no te des cuenta hay reproches profundos hacia ti, a las circunstancias: por ejemplo si fue una enfermedad o un accidente a “eso que pasó”, a Dios y al Universo. Sin darte cuenta culpas, a todo y a todos, y entonces todo y todos deben quedar perdonados.

Hay varias técnicas para perdonar, si no conoces alguna puedes utilizar esta oración del perdón, te recomiendo que la hagas varias veces por día y poniendo en tu corazón la intención de perdonar mientras la dices, hasta sientas que ya no culpas más por este tema. Como para que tengas una pauta: esto te puede llevar meses si fue algo muy doloroso, o al menos un mes.

Si te dedicaste a perdonar sin sanar las consecuencias, yo lo viví, es un camino muy arduo, porque cuesta mucho perdonar cuando todavía hay mucho dolor acumulado, ésa es la forma más común en que se trabaja el perdón: sólo perdonar y ya, y para mi no alcanza, realmente no se llega a perdonar completamente de esa forma, lo comprobé no sólo conmigo sino con todos los pacientes que tuve y me dijeron “ya perdoné” y yo podía descubrir 3 segundos después que no era así, aunque hayas dedicado tiempo a perdonar tal vez no pudiste perdonar. Como yo lo entiendo el perdón para que sea completo requiere sanación y transformación, si no queda en un nivel mental o más superficial, y no alcanza para terminar con el pasado.

Las experiencias difíciles que guardas te van a producir emociones negativas que volverán y volverán a la superficie, limitaciones conscientes o inconscientes: que tú sepas o que no sepas habrá cosas que no puedes hacer y no entenderás por qué, y tendrás síntomas físicos y enfermedades y se repetirán en tu vida una y otra vez el mismo tipo de experiencias, entonces cuando liberas las emociones e improntas negativas del pasado terminarás con todo esto relacionado con cada tema que sanas.

La vida te pone adelante las personas y las situaciones adecuadas para que evoluciones: que sanes los dolores que cargas muchas veces sin saberlo, para que te sientas cada vez con más amor y alegría al despejar viejos patrones. Cuando te beneficies con la evolución que hagas cada vez, al usar estos 4 pasos, te será más fácil y más rápido hacer este proceso.

Liberarse del peso del pasado es una de las experiencias más lindas que conozco.

Es más, liberar el peso del pasado con continuidad en tu vida, dedicarte a sanar y dejar atrás, borrar todas las secuelas de todo lo que viviste hasta ahora, es un salto a una vida más linda que la que soñaste, que si le tomas el gusto no querrás parar.

Si te gustó este artículo compártelo en las redes con tus amigas y familia, hay botones al principio y al pie.

 

Si necesitas ayuda personalizada para seguir avanzando más profundamente en el perdón, en el amor hacia ti, en tu valoración, en la confianza en ti y en la vida, consulta más detalles de mi “Programa de Autoestima Espiritual”.
¿Te dedicaste a perdonar sin liberar las secuelas? ¿Cuánto tiempo llevas intentando perdonar? ¿Qué técnicas usas para perdonar? Cuéntame tu  experiencia. Deja tu comentario al pie.
¿Te gustó este artículo? No te pierdas la próxima edición del boletín semanal gratis “Entrenamiento práctico para Aumentar tu Autoestima con más de estos. Sólo tienes que suscribirte aquí:

——-

 

——-

María KellerMaría Keller Sarmiento, Mentora y Terapeuta Espiritual.

Se dedica a ayudar a las mujeres a sentirse con más Amor, Valoración y Confianza en si mismas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sólo tienes que registrarte aquí y cada semana recibirás mis recomendaciones, orientación y promociones totalmente gratis!.
 
 
Al igual que a ti, no me gusta el SPAM. Respeto tu privacidad al 100% y puedes desuscribirte si no te interesa lo que comparto contigo.