Cada vez que te quejas te dices a ti misma que algo anda mal y para tu cerebro significa que algo anda mal en ti, entonces con cada queja te desvalorizas y te vuelves cada vez más limitada, con más ansiedad, más insegura, con más miedos, más auto reproches, y puede haber insomnio y angustias. Desde mi experiencia las quejas son una costumbre aprendida, incluso es tan frecuente que es como que está bien visto quejarse porque indica que eres igual a todos. Pero también he comprobado que la queja muchas veces es la expresión de un malestar interno que busca una excusa para decir algo, tal vez te quejas del clima porque está socialmente permitido pero lo que realmente quisieras decir es “estoy triste con la vida que llevo” y eso no se lo puedes contar a cualquiera, no?

 

Paso #1 – Identifica cuando te quejas

Ya sea que pienses o que lo digas genera el mismo daño a tu Autoestima.

Entonces presta atención a “lo común”, lo que haces automáticamente, e identifica lo que son quejas. Ejemplos:

¡esto otra vez!

¡no se aguanta este calor!

¡otra vez no anda el tren!

¡que banco de M…!

¡en esta ciudad no se puede vivir!

¡otra vez la calle cortada!

 

Paso #2 – Busca en ti lo que REALMENTE te molesta

Presta atención a tus emociones, a tu estado de ánimo, a si te sientes cansada físicamente o si tienes alguna molestia física.

Yo he descubierto que la mayoría de las veces eso de lo que te quejas es la última gota que rebalsó el vaso, si eres perfeccionista o muy exigente contigo, tienes tanta presión interna que los imprevistos o algo que te demande poner energía extra te fastidia y te quejas de eso último.

Esa queja puede estar diciendo “no aguanto todo lo que me pasa y además este calor”, entonces el calor es sólo algo más que se agrega a que te sientes mal, ¿me explico?

Muchas veces la queja está expresando algo que es muy valioso que sepas: lo que hay detrás. Tal vez estás aguantando una relación difícil y te quejas del tránsito, porque toda la presión interna y el esfuerzo que haces día a día no te deja resto para tener paciencia con el tránsito.

 

Paso #3 – Que hacer con lo que hay detrás de la queja

Bien, si descubriste algo importante el camino es sanarlo y tomar las acciones para que te deje de molestar dentro.

Pongo un ejemplo: si estás muy exigida porque tienes patrones de perfeccionismo la solución está en sanar el pasado que te condiciona así, y aprender a vivir con más libertad, y si el perfeccionismo te condiciona a lleves una agenda muy apretada, podrás reducir la cantidad de tareas. Desde mi punto de vista el proceso es empezar siempre por dentro: liberar y transformar los mandatos y luego cambiar lo que haces.

 

Paso #4 – Otra causa de las quejas

Todas tenemos un condicionamiento muy instalado de esperar que todo suceda como imaginamos y cada diferencia puede ser motivo de una queja.

Te quejas por “lo desagradable”: se te cae algo al suelo, te tropiezas, tus zapatos son incómodos, te duele el cuello, etc.

Te quejas por los imprevistos: vas a hacer un trámite y tienes que esperar mucho tiempo, una persona que esperas llega más tarde, te encuentras de sorpresa en la calle con alguien que no querías ver, no funciona bien internet, etc

Los motivos para decidir aceptar todo lo que sucede pueden ser varios: uno es que si está pesando y lo rechazas o lo niegas te sentirás peor, en cambio si lo aceptas te sentirás bien, que significa tomarlo amablemente, no es resignación, porque puedes, si lo deseas, hacer lo que sea para cambiar lo que pasa.

Otro motivo más espiritual es que muchos maestros muy evolucionados dicen, y yo coincido, tu puedes coincidir o no, que hasta una hoja que se cae de un árbol tiene un propósito para Dios, entonces todo lo que sucede por pequeño que sea está avalado por Dios. Entonces qué mejor que tomarlo bien, ¿no?

¿Cómo haces para tomarlo bien? Te das cuenta y cambias la actitud,

eliges aceptar desde tu mente y desde tu corazón, respiras varias veces profundo poniendo la atención en la respiración, puedes practicar algo parecido en este audio que grabé.

 

Paso #5 – Una práctica diaria para sentirte verdaderamente mejor

La práctica diaria de meditación, o lo que tú elijas ya sea yoga, tai chi, expresión corporal, lo que sea que te lleve a centrarte y serenarte, esto es muy importante para que sientas bien y para que crees un espacio de bienestar en ti. Ese espacio agradable y más sereno puede ayudarte a reducir el impulso de quejarte y necesitarás acompañarlo con todo los pasos anteriores.

Te ofrezco los audios para la meditación de la risa y la meditación para serenarte, seguro puedes usar otros que hay a montones en internet, aprovecha el que te resuene más Si llo deseas lee mi artículo de 3 consejos prácticos para empezar a meditar.

 

Cuando tomas esta propuesta, los 5 pasos, para tu vida comprobarás que cada día te sentirás más a gusto contigo y con tu vida, más serena y más alegre, más valiosa y más segura de ti, es un cambio importante y justifica que ocupes tu tiempo y tus ganas en esto.

Te recuerdo que si estás rodeada de personas quejosas tomes distancia, porque es un tóxico que se contagia, su amargura o victimismo es una carga para ti.

 

Si te gustó este artículo compártelo en las redes con tus amigas y familia, hay botones al principio y al pie.

 

¿Cómo te ves: te quejas mucho, te quejas poco? ¿Te diste cuenta ya de cómo las personas se quejan todo el día? Me encantará ayudarte: escribe una consulta al pie de este artículo y ayudarás a otras al hacerlo.

 

Si estás lista para sanar profundamente tu Autoestima para vivir con más amor, más valoración y más confianza en ti, consulta los detalles de mi  “Programa de Autoestima Espiritual”.
.
¿Te gustó este artículo? No te pierdas la próxima edición del boletín semanal gratis “Entrenamiento Práctico para Aumentar tu Autoestima con más de estos. Sólo tienes que suscribirte aquí: 

——-

 

 

——-

María KellerMaría Keller Sarmiento, Mentora y Terapeuta Holística de Autoestima

Ayuda a las mujeres a sentirse más amadas, valiosas y seguras en si mismas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sólo tienes que registrarte aquí y cada semana recibirás mis recomendaciones, orientación y promociones totalmente gratis!.
 
 
Al igual que a ti, no me gusta el SPAM. Respeto tu privacidad al 100% y puedes desuscribirte si no te interesa lo que comparto contigo.