Hace 10 años me enteré que podía contar con ayuda extra que aún con tantos años en caminos espirituales yo desconocía. Con distintos maestros espirituales y mi práctica aprendí a obtener más provecho de este beneficio, acá te cuento cómo podrás aplicarlo tú también con casos que he comprobado tanto en mi como en mis pacientes.

La novedad fue que en el mundo espiritual están esperando a que yo les pida ayuda, que cooperan más si yo demando que si no demando.

Pide al Universo o en quien tú creas: ángeles, Dios, algún maestro ascendido, etc y comprobarás toda la ayuda que recibirás.

Hay muchas versiones sobre este tema sobre si está bien pedir (a mi marido le enseñaron que Dios estaba muy ocupado y no se lo podía molestar por pequeñeces), y qué se puede pedir o que no se puede pedir. Me acuerdo cuando era muy católica (hasta mis 18 años) y pedía todo a Dios sin tener ni idea de mi responsabilidad en las cosas de mi vida, y me enojaba mucho con Dios porque no me daba los gustos. Con esa forma  pedía novio, dinero, belleza, éxito y no hacía nada para conseguirlo o para evolucionar en ese tema, sólo esperaba a que llegara el pedido. Me frusté mucho y me enojé con Dios porque esperaba una compensación por varias horas diarias metida en la iglesia, y eso nunca llegó.

Lo que voy a contarte funciona igual así lo pidas a Dios, al Universo, a los ángeles, a un maestro ascendido o en quien tú creas, que esté en el plano espiritual, yo lo he comprobado porque he ido cambiando a quién le pedía en estos 10 años y el resultado fue el mismo.

Caso 1 – Pides algo material

Si pides un palacio, una camioneta 4×4, recibir dinero, o cualquier cosa material, si es para el bien de tu alma lo recibirás. A veces eso material es un deseo genuino de tu alma, no un pedido sólo de tu mente, y además tomas un rol activo para conseguirlo, te llegará.

Tal vez estás pensando: ah!, si lo que tengo que hacer yo, para qué voy a pedir?, porque recibirás más asistencia para lograrlo que si no pidieras nada y sólo actuaras tú. Puedes comprobarlo. Las ayudas pueden ser que se te faciliten las cosas, que recibas muy buenas ideas que antes no tenías, que te encuentres con personas que te ayuden, que recibas dinero para hacerlo, etc.

Caso 2 – Pides que te quiten lo que te molesta

Si quieres que te saquen la cruz, no suele funcionar, porque esa cruz es la que te traerá la evolución, que la quieras esquivar es humano, pero tu espíritu busca que la tomes y avances con ese asunto.

Caso 3 – Pides ayuda para avanzar con lo difícil de tu vida

Podrías solicitar colaboración para “tal problema en el trabajo”, “lo que me pasa con Juan (algo específico)” y espera que al día siguiente te surjan nuevas ideas o conozcas a alguien que te puede ayudar o que leas algo que sea una nueva idea o solución para lo que te pasa: mantente abierto y atento y te sorprenderás con lo que sucede.

Caso 4 – Pides ayuda cuando sientes “que no das más”, “que ya no aguantas más”

En esos momentos más límites, de situaciones que sientes que son enormes para ti, fíjate que si en ese momento solicitas auxilio (también puedes agregar acciones de pedido de cooperación a personas queridas o un profesional del tema, al tomar consciencia que es demasiado para ti en ese momento) notarás la diferencia (no te sacan la cruz) empiezas a encontrar salidas que antes no veías y/o a sentirte más sereno y confiado, más protegido, más apoyado, que no estás solo, seguro mejorará tu situación.

Caso 5 – Pides ayuda para cosas pequeñas

Esto lo uso muchísimo, varias veces durante el día, por ejemplo como soy bastante distraída: pierdo las llaves y luego del pedido “algo” me hace mirar a donde están las llaves, a veces son situaciones graciosas me pica el pie y mientras me rasco las llaves están en mi línea de visión, o “sorpresivamente” decido llevar algo que justo está al lado de las llaves.  Otro ejemplo cuando estoy llegando tarde, entonces me aparece una idea de cómo llegar más temprano o la actividad que yo tenía que hacer o la persona que me espera, se retrasa también, aparece alguna solución sorpresivamente. Lo uso para todo lo que me produce alguna tensión y en 90 % de los casos me funciona, ni bien pido la situación “mágicamente” mejora.

Si pides recibirás más que si no pides.

Desde que empecé a usar este método de pedir he comprobado que recibo ayuda extra, en muchos casos la clave para una situación, las respuestas que no encontraba, soluciones muy creativas, también dinero y ayuda material.

Esto yo lo aplico en paralelo con que tomo acción sobre mi vida, recuerdo que en el pasado he conocido mucha gente que pedía y no hacía nada, se quedaba esperando, y no recibieron nada de lo que esperaban. Un ejemplo: demandas ayuda para cambiar de trabajo y no haces nada más, mi propuesta es pide ayuda y ocúpate: prepara tu CV, busca trabajo, ve a entrevistas, realiza todos los pasos que impliquen una búsqueda de trabajo y además recibirás colaboración en ese camino.

¿Cómo haces el pedido? Simple, “Universo, Dios, Ángeles (o quien sea) por favor ayúdame con …” dicho como te salga con tus palabras.

Comprueba tú también que lindo es constatar que te están asistiendo en casa momento, que tu día a día puede tener estos regalos que te harán tu vida mejor, que te guiarán a pensamientos y acciones más verdaderas para ti y a sentirte más a gusto.

 

Si te gustó este artículo compártelo en las redes con tus amigas y familia, hay botones al principio y al pie.

 

¿Usas estos pedidos? ¿Tuviste buenas o malas experiencias con esto? ¿Conocías esta información? ¿Te dije algo nuevo o distinto? Deja tu comentario al pie, así te respondo y lo que compartas podrá servirle a más personas también.
¿Sientes que necesitas elevar profundamente tu Autoestima? Puedes «pedir ayuda» para que te indiquen cuál es la mejor opción para ti y si sientes que la respuesta es que yo te ayuda de forma personalizada para aceptarte más y confiar más en ti. Consulta mi programa Autoestima Espiritual.
——-
¿Te gustó este artículo? No te pierdas la próxima edición del boletín gratis «Espiritualidad Práctica para aumentar tu Autoestima» con más de estos. Sólo tienes que suscribirte aquí:

——-

——-

María KellerMaría Keller Sarmiento, Mentora y Terapeuta Espiritual.

Se dedica a ayudar a las mujeres a hacer una transformación profunda para aumentar su Autoestima, liberar el origen del sufrimiento que daña la Autoestima e integrar la espiritualidad en la vida cotidiana.

2 Responses to Cómo conseguir más ayuda Espiritual para vivir con más aciertos – 5 casos comprobados
  1. No creo que baste pedir y será dado.
    La vida en cierto punto de nuestro camino, puede ser insoportable, un peso que no se puede soportar. Por qué se tiene que vivir?

    • Hola Ana! Te entiendo y claro que si que hay momentos en que puede ser insoportable, y es en esos momentos es que puedes pedir ayuda. Si te refieres a que se pueda esperar que te quiten lo que no soportas, yo también creo igual que tu que eso no funciona. La ayuda que puedas recibir tal vez sea para que encuentres un salida a lo que vives, o para que tengas otra comprensión de lo que te pasa, o para que conozcas a alguien que te ayude con tu situación, para hacer una evolución. Pero también para que te des cuenta que estás recibiendo ayuda necesitas no estar cerrada, porque lo que recibas es muy posible que no sea lo que esperas, será algo que te sirva y será bueno. Si no crees en recibir ayuda espiritual puedes buscar ayuda profesional y harás una gran mejoría. Con amor. María


[top]

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sólo tienes que registrarte aquí y cada semana recibirás mis recomendaciones, orientación y promociones totalmente gratis!.
 
 
Al igual que a ti, no me gusta el SPAM. Respeto tu privacidad al 100% y puedes desuscribirte si no te interesa lo que comparto contigo.