Las emociones difíciles como la tristeza, los miedos, el enojo, la ansiedad, la insatisfacción, la frustración y la impotencia y tantas otras, si no sabes cómo transitarlas y cómo tomarlas, las vives como algo desagradable, y luchas o las evitas, lo que hace que se intensifiquen; y además la mayoría de las veces están atadas a pensamientos y sentimientos de no ser valiosa, lo que empeora aún más el malestar y muchas veces te derrumba.

Si aprendes a hacer algo bueno con tus emociones difíciles te valorarás más ya que sentirás más confianza en ti para crearte una vida más satisfactoria.

Las emociones que sientes diariamente y  que no puedes darle curso, ya sea expresándolas o sanándolas, se van acumulando y además de producir un malestar de base casi permanente de ansiedad o insatisfacción o bajones de ánimo o desaliento o desesperanza o irritabilidad o cansancio, también se convierten en síntomas físicos ya sea un resfrío o una enfermedad más importante. Si bien en nuestra sociedad todavía no hay suficiente consciencia de la importancia de ocuparse de las emociones desagradables, y hay mucho que se puede hacer para tomarlas para bien, como el hecho de que son señales de “algo más” (pero esto lo ampliaré otro día), te sentirás muchísimo mejor si aprendes a convivir bien con ellas.

 

Te compartiré una práctica que yo usé durante años cuando volvía de trabajar, y me encantaba! Cuando dejé de fumar (en 1989) empecé a tomar clases de expresión corporal y descubrí la belleza que podía sentir al moverme libremente, y eso me llevó a formarme durante 5 años como terapeuta corporal.

 

Paso #1 – Prepara el lugar y a ti

Elige un espacio de tu casa donde puedas estar cómoda y nadie te vea, así no te inhibes, es más fácil si te das toda la libertad posible.

Ponte ropa cómoda que te permita moverte con facilidad: sin zapatos, sin cinturón, sin collares ni pulseras, y con ropa floja.

 

Paso #2 – Elige las músicas que podrías usar

Usarás música según lo que vayas sintiendo, entonces separa la música que puedas necesitar antes de comenzar así no interrumpes tanto tiempo después para buscarla.

Te daré algunas pistas, pero tómalo con flexibilidad.

Si estás con enojo, furia, insatisfacción, frustración, impotencia, música de rock o de tambores, para moverte con energía y descargar esos estados.

Si estás triste o desilusionada o desesperanzada o con angustia: boleros o tango o baladas, así puedes expresar y sacar esos estados.

Si sientes miedos o preocupación: hay músicas de películas de suspenso (si te animas) o algunos boleros que son dramáticos también te acompañarán.

Las músicas es bueno que sean de tu gusto, dentro de cada género, porque ayudarán a conectarte emocionalmente y a moverte.

A medida que vayan cambiando tus estados de ánimo cambia la música.

 

Paso #3 – Expresa tus emociones bailando

Conéctate y siente (no pienses) con tus emociones y estados de ánimo de este momento, lo primero que te venga. A medida que te muevas eso irá cambiando. Al mismo tiempo que sientes muévete con total libertad, que no sea un movimiento que quede bello estéticamente, sino lo que te surja para expresar tus emociones.

Algunas pistas:

Lo que está relacionado con enojos puedes dar patadas al aire, o golpes al aire, o saltar y pisar fuerte.

Para lo que sean tristeza y similar: moverte encogiéndote y protegiendo tu corazón y plexo o como en la tragedia griega.

Para los miedos: retorciéndote y alternando con abrirte: extender los brazos.

Si te dejas llevar por lo que sientes y te mueves, te servirá.

Es importante que mientras lo hagas no te juzgues por lo que sientes y sé compasiva contigo!

 

Paso #4 – Continúa bailando mientras te quede algo para expresar

Sigue bailando mientras tengas emociones o estados difíciles para expresar. Esto puede llevarte desde 10 minutos a 40 minutos, lo que sea que necesites y mientras no te fuerces, si se te hace largo termínalo y sigues otro día.

 

Paso #5 – Finaliza con meditación

Al finalizar tómate 5 minutos más acostada sobre el suelo y siente tu cuerpo, los latidos del corazón, cómo fluye más fuerte la sangre, y toma distancia con amabilidad de todas las emociones y pensamientos que aparezcan, acéptalos sin identificarte con ellos.

 

Si deseas hacer un proceso más profundo después puedes anotar lo que descubriste para sanarlo.

Puedes hacerlo todos los días, sólo algunas veces por semana.

 

Los beneficios:

Con esta práctica de transformar lo “pesado” del día en alegría y serenidad, comprobarás después de unos días que estás más feliz en cualquier momento del día y que sientes más amor y confianza en ti, y será “el premio” que te das al llegar a tu casa, a mi me pasaba que me alegraba por anticipado de saber que me esperaba ese momento en casa.

Justo en estos días encontré un artículo muy bueno ¿Es más feliz la gente que baila? donde dice los beneficios de bailar: que se libera Dopamina, Endorfinas, Serotonina que son las que te dan sensaciones placenteras y reducen el estrés, pero cuando además expresas tus emociones bailando tienes un gran alivio y felicidad extra.

 

Si te gustó este artículo compártelo en las redes con tus amigas y familia, hay botones al principio y al pie.

 

¿Te gusta bailar? ¿Cuéntame si quedó clara mi propuesta o tienes alguna duda? Me encantará ayudarte con esto u otro aspecto de tu Autoestima y si me escribes al pie se benefician todas las que lo leen.

 

Si estás lista para sanar profundamente tu Autoestima para vivir con más amor, más valoración y más confianza en ti, consulta los detalles de mi  “Programa de Autoestima Espiritual”.
.
¿Te gustó este artículo? No te pierdas la próxima edición del boletín semanal gratis “Entrenamiento Práctico para Aumentar tu Autoestima con más de estos. Sólo tienes que suscribirte aquí: 

——-

 

 

——-

María KellerMaría Keller Sarmiento, Mentora y Transformadora Espiritual.

Ayuda a las mujeres a sentirse más amadas, valiosas y seguras en si mismas

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sólo tienes que registrarte aquí y cada semana recibirás mis recomendaciones, orientación y promociones totalmente gratis!.
 
 
Al igual que a ti, no me gusta el SPAM. Respeto tu privacidad al 100% y puedes desuscribirte si no te interesa lo que comparto contigo.